viernes, 1 de diciembre de 2017

Steven Erikson: "No hay nada para glorificar en la guerra"

No es ninguna revelación que Steven Erikson es uno de los autores que más admiro, como muchos de los que seguís a diario este blog, así que hoy es sin duda una ocasión muy especial. El autor de la decalogía de fantasía épica Malaz, el Libro de los Caídos ha tenido la amabilidad de hacer un hueco en su apretada agenda de escritura y atenderme para una entrevista en exclusiva para sus lectores españoles. Reconozco que esta ocasión me ha llenado de emoción y de una particular presión, porque no es fácil entrevistar a un escritor al que se respeta tanto y al mismo tiempo tratar de preguntarle algo que no respondido ya mil veces. Así que sencillamente he intentado reunir un puñado de cuestiones que sean lo suficientemente interesantes tanto para los lectores que acaban de descubrir la obra de Erikson como aquellos que llevamos mucho tiempo bregando entre zapadores, malditos y Ascendientes.
Antes de nada quiero agradecer especialmente la colaboración de Beatriz Garrido y Laura Moreda Caballero, que me ayudaron a dejar perfecta la entrevista (¡muchas gracias chicas!), así como las sugerencias de Ces y Antonio Torrubia, que añadieron unas cuantas cuestiones interesantes.

Sin más, os dejo con esta entrevista en exclusiva con Steven Erikson, de la que también podéis encontrar la versión en inglés al final, tras mi traducción. Por supuesto, cualquier error de interpretación es completamente mio.
¡Disfrutadla, malazanos!

Steven Erikson (crédito: facebook oficial del autor).

¿Cómo le presentaría su saga a un nuevo lector? ¿De qué tratan sus diez libros de Malaz el Libro de los Caídos?

STEVEN ERIKSON: El género es fantasía épica, aunque la saga también podría describirse como una historia dramatizada en un mundo alternativo, uno donde la magia funciona y los dioses están activos en el reino de los mortales. Pero esto no es simplemente una historia de naciones, reyes, reinas, imperios y tiranos. Más bien, la saga explora la vida de cada estrato social, en muchas culturas y civilizaciones; desde pequeños ladrones a soldados (en ambos lados del conflicto) pasando por taberneros, hechiceros, sacerdotes, semidioses y dioses.
Otra forma de responder a tu pregunta: la saga de Malaz narra un período de la historia centrado en un imperio en particular (el Imperio de Malaz) durante un tiempo de expansión y conquista, y cómo este imperio se convierte en instrumental para cambios fundamentales en el mundo (una vez que intervienen los dioses).



Su saga empezó a publicarse en 1999 y se terminó en 2011, un tiempo record. Felicidades, porque no es algo habitual en fantasía encontrarse una decalogía escrita en tan poco tiempo. ¿Le ayudó a terminarla tan rápido el tener muy claro desde el principio el desarrollo completo de la saga, o hubo muchos cambios inesperados a lo largo de su escritura?

S. ERIKSON: Tenía una visión clara de dónde terminaría la saga de diez libros y sí, esto me ayudó enormemente, aunque mantenerme ajustado, asegurándome de que cada etapa fuera lo más completa posible, fue difícil. Necesitaba tener mucha paciencia, sabiendo que me llevaría al menos una década llegar a las escenas finales que tenía en mi cabeza. En cuanto a los cambios inesperados, oh sí, hubo muchas sorpresas en el camino, pero ninguna fue tan extrema como para alterar la conclusión de la saga.




Uno de los elementos más fascinantes de esta historia son las numerosos capas de historia antigua y los diversos grados de evolución cultural que en hay en el mundo de Malaz. Sus conocimientos como arqueólogo le  dan una gran pátina de realismo a todas sus culturas. ¿Cree que esta variedad es algo que faltaba en fantasía, donde se suele apostar por anquilosadas sociedades medievales?

S. ERIKSON: Ahí estás en lo cierto. Muchas novelas de fantasía épica parecen acercarse al mundo creado como algo casi estático, o en el mejor de los casos, cíclico dentro de un nivel tecnológico y cultural muy limitado, que a menudo hace que el pasado antiguo del mundo sea simplemente un reflejo de los mismos conflictos repetidos hasta el infinito (es decir, el retorno del Señor Oscuro, etc...). Por supuesto, la historia de verdad no es realmente así. Las cosas cambian y cambian con el tiempo, pero estos cambios no son aislados ni desconectados. De hecho, todo está conectado. Uno aprende esto como arqueólogo: el paisaje de hoy es sencillamente la última expresión de una secuencia de alteraciones que se remonta no solo a la historia humana, sino también a la historia geográfica y geológica. Al crear el mundo de Malaz, Ian C. Esslemont (el co-creador de este mundo) y yo nos aseguramos de que nuestra escritura reflejara esta sensación de tiempo profundo, de cambio y de cómo el pasado resuena en el presente (aunque la gente sea o no consciente de ello).



Otro de los grandes puntos fuertes de la saga es su reparto multiétnico, con sociedades donde la igualdad de género entre sus protagonistas es totalmente normal. ¿Otra forma más de romper los estrechos límites de la fantasía más clásica?

S. ERIKSON: Pensamos que sí, y aún lo creemos. Puede ser fácil trasladar las suposiciones de nuestro mundo real al mundo ficticio. Suposiciones que nunca son cuestionadas (patriarcado, clase y casta, color de piel, etc...). A menudo esto da como resultado el escenario estándar de la fantasía de la Europa medieval, que trae aparejado el sexismo, la dominación masculina de las estructuras de poder, la primogenitura y las amenazas inevitables de los diversos puntos cardinales (bárbaros al norte, hordas al este, decadencia al sur), cada uno con sus cambios correspondientes en el color de la piel.
Además, queríamos que la presencia de la magia estuviese basada en el mérito, no definida por el género, y con esto desmantelaríamos todas las estructuras de poder basadas en el género. Esto inició la idea de que las mujeres son iguales sin importar el estrato social, desde las emperatrices hasta las aldeanas y las unidades familiares. En última instancia, esto nos permitió presentar un mundo sin sexismo; sin siquiera el lenguaje del sexismo.
En cuanto a la raza, nuevamente todo se reduce (en nuestro mundo) a quién tiene el poder, invitando a actitudes absurdas pero poderosas de superioridad e inferioridad entre grupos (respaldados por los medios para expresar esas actitudes a través de la esclavitud o la dominación política y cultural). Pero si cada grupo imaginable puede, a través de la magia, patear traseros ... bueno, eso es un cambio en el juego.


En sus libros vemos la guerra desde primera línea de batalla y desde la perspectiva de los soldados rasos. ¿Lo consideró la forma más natural para mostrar la terrible experiencia que es cualquier conflicto bélico?

S. ERIKSON: Totalmente. La guerra tiene consecuencias muy reales y muy humanas, y no puedes entender eso cuando lo único que escribes es sobre reyes, reinas, príncipes y nobles. Las masas que están en el campo de batalla son siempre las víctimas de naciones y culturas en conflicto.



Y hablando de la guerra, parece un elemento inseparable de la fantasía desde los mismos orígenes del género. ¿Cree que la guerra es un caldo de cultivo perfecto para presentar todos los dilemas a los que se puede enfrentar una persona, una forma de sacar a la palestra lo mejor y lo peor de cada uno?

S. ERIKSON: Existe un vasto y conmovedor cuerpo de conocimiento relacionado con la guerra, que abarca ficción, no ficción, artes visuales, poesía, psicología, historia y análisis, que busca encontrar las verdades básicas de la condición humana, su obsesión por el conflicto y la violencia, y los excesos extremos del sufrimiento que acompañan a la guerra. Como escritor de fantasía épica, sabía desde el principio que si escribía sobre la guerra, tendría que sondear las profundidades de todos los que habían escrito (o pintado) sobre ello antes, quienes lo habían experimentado por ellos mismos. Hay una honestidad brutal en tales exploraciones y confesiones, y explorarla te hace ser humilde y, por extensión, cauteloso al abordarlo en tu propia escritura. No hay nada para glorificar en la guerra; ninguna violencia que pueda elevarse a algo venerable o deseable. Más bien, es sufrimiento y pérdida; hiere y daña el espíritu, y en última instancia, debilita la creencia de uno mismo en la humanidad.



En la batalla es donde suele glorificarse la figura del héroe en fantasía, ese líder que tenía muy claro en qué lado del campo de batalla se encontraba el bien y donde el mal, y que suelen guiar a sus seguidores a la muerte sin pensárselo dos veces. Sin embargo sus personajes más heroicos (estoy pensando en Anomander Rake, Whiskeyjack o Ganoes Paran, por ejemplo) están llenos de dudas y que eligen enfrentar los peligros en primera línea, en lugar de ocultarse tras los que los siguen. ¿Es ese el verdadero rostro del heroísmo?

S. ERIKSON: Creo que si. Aunque los personajes militares son a menudo el enfoque más fácil y directo de la noción del heroísmo, los que más se encuentra en la fantasía épica, a medida que la saga avanzaba me encontré alejándome de estos escenarios obvios. Comencé a buscar el heroísmo en las luchas triviales y cotidianas de la vida. En alimentar a la familia o criar a un hijo, en echar una mano en tiempos de crisis u ofrecer un hombro en momentos de dolor. Para mí, el heroísmo pasa desapercibido en nuestro mundo, y sin embargo está en todas partes.
También ten en cuenta que los tres personajes que mencionas reflejan un alejamiento de lo obvio. Whiskeyjack es uno de los primeros personajes que conoces, pero es un soldado demasiado cansado para seguir luchando, demasiado agotado para cuidar de cualquier cosa o persona más allá de su escuadrón. Es alguien que ha terminado con la guerra. Mientras que Ganoes Paran está en el otro extremo del espectro, un joven ansioso por la guerra, y su viaje refleja bien el precio que paga por sus ambiciones. En cuanto a Anomander Rake, bueno, ya pasó todo eso, esforzándose por encontrar para su gente una razón para vivir.



La saga advierte sobre los peligros de cualquier tipo de fanatismo y sobre la excesiva confianza puesta en supuestas “causa justa” o en un “bien mayor” (temas ambos muy modernos). El peligro de seguir a líderes mesiánicos podemos encontrarlo en  el Dominio Painita, en el Torbellino o el Imperio Edur. ¿Hasta qué punto la historia del siglo XXI le ha influido en su escritura?

S. ERIKSON: ¡No solo el siglo XXI! ¿Qué hay de todos los siglos? En muchos sentidos, todos los grandes momentos de la historia (y por "grande" no quiero decir "bueno") han sido desencadenados de alguna manera por la inflexibilidad de alguien, la ilusión de certidumbre de alguien, la convicción de alguien de que su causa es pura y justa y, sobre todo, necesaria. Demonios, la historia es solo una convicción idiota tras otra. ¡Y mira todo el sufrimiento que viene de ello!



Todos los lectores coinciden en la compleja estructura de la saga (incluso existe la posibilidad de iniciar la lectura de tres formas diferentes con Los jardines de la Luna, Las puertas de la Casa de la Muerte y Mareas de medianoche). ¿Hasta qué punto tenía clara esta enrevesada estructura cuando empezó a escribirla? ¿Quería que fuera no solo un desafío para el lector, sino también para usted como escritor?

S. ERIKSON: ¡Nunca nos pareció compleja a nosotros! Era solo una cuestión de avanzar desde una secuencia principal de eventos a la siguiente. Además, ten en cuenta que las fechas de publicación tuvieron un profundo efecto en la estructura. Por ejemplo, yo estaba bien dentro de la saga Malaz el Libro de los Caídos antes de que Ian [Esslemont] publicara su primer relato de Malaz (La noche de los cuchillos).



Precisamente. El universo literario de Malaz está conformado por una larga serie de novelas, tanto suyas como de su amigo Ian C. Esslemont. ¿Recomienda algún orden concreto de lectura para acercarse a este complejo universo? ¿Quizá algún orden cronológico específico?

S. ERIKSON: He visto una serie de órdenes previstos. Para mí, lo encararía en el orden básico de las fechas de publicación. ¿Por qué? Bueno, temáticamente, la línea de tiempo interna es menos importante que la meta-realidad de cuando nosotros, como escritores, escribimos los libros. Incluso en nuestros trabajos de flahsbacks, no podemos evitar estar al tanto de lo que hemos escrito antes, y cómo las dos fuerzas resuenan entre sí. Sería, en mi humilde opinión, un error ignorar ese elemento.



En algún momento ha mencionado que podría publicarse una enciclopedia de Malaz. ¿Todavía tiene interés en sacar ese proyecto adelante? ¿Es algo que todavía les gustaría hacer a usted y a Ian Esslemont?

S. ERIKSON: Bueno, hay cosas que nos gustaría hacer, y luego hay cosas que tenemos que hacer. En este momento, escribir las historias (lo que tenemos que hacer, no de mala manera, no solo de forma contractual, tampoco, sino por nuestro deseo de continuarlo todo, sigue siendo nuestra mayor motivación) se lleva todo nuestro tiempo y energías. Para ser honesto, es probable que aparezca una enciclopedia después de los hechos (¡conmigo e Ian ya sea jubilados o muertos!). ¡Es eso o alguien que se prepare para armar y recopilar todas nuestras notas documentales, etc..., y eso en sí mismo sería una tarea monumental y probablemente ingrata!



Otro asunto que también genera interés en los lectores es la falta de un mapa completo oficial del mundo. ¿Veremos algún día un mapa completo? ¿Hasta qué punto son fiables los mapas hechos por los fans?

S. ERIKSON: ¿Sabes por qué no hay un mapa del mundo? Durante mucho tiempo, la versión dibujada a mano era demasiado grande para poder fotocopiarla de manera razonable. La tengo en casa, junto con todos los otros mapas. Dicho esto, las versiones creadas por los fans son bastante cercanas, ¡así que felicitaciones para ellos!



Una pregunta más personal. Debe ser muy difícil elegir, si no directamente imposible, pero ¿cuál es el libro de Malaz del que se siente más satisfecho como autor?

S. ERIKSON: Para Malaz, el Libro de los Caídos, diría que está entre Doblan por los Mastines y The Crippled God. Más allá de la saga de diez libros, estoy orgulloso de Forge of Darkness [primer libro de la trilogía de Kharkanas] y Crack'd Pot Trail [novela corta de Bauchelain y Korbal Espita].



Tras Malaz el Libro de los Caídos empezó usted la trilogía de Kharkanas. En ella ha apostado por un estilo más denso, más pausado e introspectivo (algo que ya se adivinaba en los últimos libros de Malaz). ¿Buscaba una forma de adaptarse al “espíritu” atemporal de los tiste?

S. ERIKSON: Lo hice. Además, después de haber escrito una saga amplia y extensa, quería invertir el proceso y girar hacia lo interior. Necesitaba el cambio de estilo. De nuevo también quería, en términos de la estructura de ese estilo, que este relato tan antiguo llegara hasta una tradición oral. Esto significó un cambio desde lo literario (en el sentido más estricto del término) a la oratoria, empleando un enfoque casi declamatorio basado en la longitud de la respiración de frases y oraciones. Si alguna vez te interesa, intenta leer Forge of Darkness en voz alta, y verás a lo qué me refiero.



Debo confesar que los tiste liosan me han sorprendido muy gratamente en esta nueva trilogía. Mientras que en Malaz son personajes casi cómicos, en Kharkanas son realmente escalofriantes,  perturbadores y terribles. ¿Era este uno de los objetivos que buscaba con esta trilogía? ¿Quería que viéramos a personajes que ya conocemos con nuevos ojos?

S. ERIKSON: Sí. Los cimientos de todo lo que siguió... esto nos lleva de vuelta a mis comentarios anteriores sobre la historia profunda, y cómo lo que sucedió hace mucho tiempo resuena en el presente, aunque a través del tiempo y las presiones de la memoria todo llega retorcido y doblado. La trilogía de Kharkanas tiene que ver con nuestro sentido del pasado distante y hasta qué punto nuestros sistemas de creencias actuales (y altamente convenientes) inevitablemente reinventan ese pasado.




[Ojo, la siguiente pregunta trata sobre la trilogía secuela de Malaz, el Libro de los Caídos por lo que puede contener SPOILERS del final de la saga]

Hace poco anunció que va a retrasar el tercer libro de Kharkanas para empezar a escribir la que será una trilogía secuela de Malaz. Ya sabemos que Karsa Orlong, el personaje más controvertido de la saga, será su protagonista absoluto. ¿Qué podemos esperar de esta nueva obra? ¿Qué nos puede adelantar?

S. ERIKSON: Bueno, por un lado, es un retorno estilístico a las primeras novelas de Malaz, el Libro de los Caídos. Ese estilo parece muy adecuado para Karsa y compañía, especialmente desde que la historia comienza cinco años después de los acontecimientos The Crippled God. En cuanto a la controversia, bueno, Karsa siempre ha tenido un puñado y no creo que eso cambie.

[Fin de SPOILERS]



Sobre este anuncio debo felicitarle por su honestidad con sus lectores. En una publicación abierta de su facebook oficial ha reconocido que las ventas de Kharkanas no son las que esperaba, y que puede ser un buen momento para entregar a los lectores lo que quieren, esta trilogía secuela. ¿Cree usted que todos los escritores deberían ser igual de honestos con su trabajo respecto con sus lectores?

S. ERIKSON: No tengo ni idea; solo sé que no puedo hacer otra cosa. Mis lectores han invertido mucho (¡MUCHO!) de su tiempo leyendo Malaz. Merecen la verdad, todas y cada una de las veces. Aunque no he conocido a la mayoría de ellos, todavía los siento cercanos a mí.



Ahora mismo se mueve constantemente entre la fantasía y la ciencia ficción. ¿Qué le atrae más de cada uno de estos géneros literarios? 

S. ERIKSON:  Ah. Tiempo para una confesión, pues: dejé de leer fantasía hace unos cinco años. Siempre he sido un lector de ciencia ficción y mi fantasía de más de tres millones de palabras y todos sus tropos me han dejado con la sensación de... hmm, no estoy seguro de cómo describirlo, pero miro los 'blurbs' y las frases promocionales en la parte posterior de las novelas de fantasía en estos días y a menudo gimen silenciosamente en lo que ahora me parece un terreno demasiado familiar. Hoy, muchos lectores podrían decir '¿pero qué hay de ...?', a lo que solo puedo devolver una mirada en blanco, precisamente porque no estoy leyendo las cosas nuevas, así que no puedo decir de qué trata, ni mucho menos juzgarlo. No dudo de que se esté produciendo una buena fantasía en este momento: simplemente no tengo la energía para abordarla y no, no sé por qué.



Además de las historias ambientadas en el mundo de Malaz, ¿tiene alguna idea para desarrollar otra saga fantástica completamente diferente, o considera que con este universo tiene más que suficiente?

S. ERIKSON: Tengo algunas ideas para una saga de ciencia ficción a una escala mayor. Dicho esto, no hay forma de saber cuánto jugo creativo me quedará una vez haya limpiado la pizarra.



La pregunta que la harán constantemente: con el auge de la fantasía en TV y cine ¿hay posibilidades de que veamos Malaz adaptada en alguno de estos formatos? ¿Algo que pueda decirnos? ¿Y cuál sería la forma en la que cree  podrían adaptarse fielmente sus libros? 

S. ERIKSON: Siempre existe la posibilidad de una adaptación. Estuvimos muy cerca de ello no hace mucho, y eso hubiera sido para los primeros tres libros (Los jardines de la Luna, Las puertas de la Casa de la Muerte y Memorias de Hielo) con una (nueva) linea argumental centrada en Tavore que corre paralela a lo que está en los libros. Muy viable.
Por supuesto, en un mundo ideal con un presupuesto para igualar el PIB de una nación de tamaño mediano y un ejército de escritores y actores a bordo, todavía me gustaría ver 30 largometrajes filmados en paralelo durante cinco años y luego estrenados durante un periodo de tres años, unas diez películas al año. Veamos en pantalla grande lo que la televisión hace tan bien: una verdadera saga. ¿Podría algo como eso cambiar el paradigma de la Gran Pantalla, eliminando el actual agujero negro creativo de la nausea inducida del 'reinicio' y el volver a contar lo mismo que es el cine de la gran pantalla? Tal vez.



En España la publicación de Malaz ha sido muy, muy compleja. Tras su lanzamiento en manos dos editoriales diferentes, ahora Nova se ha hecho cargo de la saga con el compromiso de publicarla completa por fin. ¿Es muy frustrante para un autor ver que el volátil mundo editorial puede dificultar el acercamiento del lector a una saga?

S. ERIKSON: Lo es, pero estoy encantado de que Nova muestre tal compromiso. Espero que les vaya bien.



Y hablando de España, usted ya vino al festival Celsius de Avilés en el año 2013. ¿Alguna posibilidad de que regrese a España próximamente?

S. ERIKSON: ¡Por supuesto! ¡Me encanta España! Todo lo que necesito es una invitación a un festival o convención (guiño, guiño).



Muchísimas gracias por su atención y gracias por soportar este bombardeo de “munciones moranthianas” en forma de preguntas. 

S. ERIKSON: De nada. ¡Saludos!




ENTREVISTA EN VERSIÓN ORIGINAL

How would you present your series to a new reader? What are your Malazan books about?
S. ERIKSON:  The genre is epic fantasy, although the series could also be characterized as a dramatized history on an alternate world, one where magic works and the gods are active in the mortal realm.  But this is not simply a history of nations, kings, queens, empires and tyrants.  Rather, the series explores life from every social stratum, among many cultures and civilizations; from petty thieves to soldiers (on both sides of the conflict) to barkeeps to sorcerers, priests, demigods and gods.
Another take on answering your question: the Malazan series recounts a period of history centered on one particular empire (the Malazan Empire) during a time of expansion and conquest, and how this empire becomes instrumental in fundamental changes to the world (once the gods weigh in).


Your series began to be published in 1999 and concluded in 2011, a record time. Congratulations, because in fantasy it is not usual to find a saga of ten books written in such a short time. Did it help you finish it so quickly that you knew from the beginning how the complete saga would develop, or were there many unexpected changes throughout your writing?
S. ERIKSON: I had a clear vision of where the ten volume series would end up and yes, this helped immensely, although keeping myself constrained – making sure every stage was as fully realized as possible – was difficult.  I needed to exercise a lot of patience, knowing that it would take at least a decade to reach those final scenes I had in my head.  As for unexpected changes, oh yes, there were many surprises along the way, but none were so extreme as to alter the conclusion of the series.


One of the most fascinating elements of these novels are the many layers of ancient history and the varying degrees of cultural evolution in the Malazan world. Your knowledge as an archeologist gives a great patina of realism to all their cultures. Do you think that this variety is something that was missing in fantasy, where you usually bet on stagnant medieval societies?
S. ERIKSON:  You make a very good point.  Many epic fantasy novels seem to approach the created world as almost static, or at best, cyclical within a very constrained technological and cultural level, which often makes that world’s deep past merely a reflection of the same conflicts repeated ad infinitum (ie, the return of the Dark Lord, etc).  Of course, real history isn’t really like that.  Things change and they change through time, but these changes are not isolated or disconnected.  In fact, everything is connected.  One learns this as an archaeologist: the landscape of today is simply the latest expression of a sequence of alterations going back though not just human history, but also geographic and geologic history.  In creating the Malazan world, Ian C. Esslemont (the world’s co-creator) and I made certain that our writing would reflect this sense of deep time, of change and how the past resonates with the present (whether people are aware of it or not).


Another one of the strong points of the series is its multi-ethnic cast, with societies where the gender equality among its main characters is something absolutely normal. Is that another way of breaking the narrow limits of the classic fantasy?
S. ERIKSON:  We thought so, and we still think so.  It can be easy to carry across assumptions from our real world into the fictional one.  Assumptions that are never even questioned (patriarchy, class and caste, skin-colour, etc).  Often this results in the standard fantasy setting of Medieval Europe, which brings with it overt sexism, male domination of power structures, primogeniture, and the inevitable threats from the various cardinal directions (barbarians to the north, hordes to the east, decadence to the south) each with their attendant shifts in skin-colour.
Also, we wanted the presence of magic to be merit-based, not defined by gender, and through this we would dismantle all gender-based power structures.  This opened up the idea of women as equals no matter what the social strata – from empresses to villagers to family units.  Ultimately, this allowed us to present a world without sexism; without even the language of sexism.
As for race, again it all boils down (in our world) to who has the power, inviting nonsensical but powerful attitudes of superiority and inferiority among groups (backed by the means to express those attitudes through slavery or political and cultural domination).  But if every group imaginable can, through magic, kick ass … well, that’s a game-changer.


In your books we see the war from the front line of battle and from the perspective of ordinary soldiers. Did you consider it the most natural way to show the terrible experience that is any war conflict?
S. ERIKSON:  Absolutely.  There are very real and very human consequences to war, and you can’t really get that when all you’re writing about is kings, queens, princes and nobles.  The masses out there on the battlefield are always the victims of nations and cultures in conflict.


And speaking of war, it seems an inseparable element of fantasy from the very origins of the genre. Do you think that war is a perfect breeding ground to present all the dilemmas that a person can face? A way to bring to the fore the best and the worst of each person?
S. ERIKSON:  There is a vast and poignant body of knowledge relating to war, encompassing fiction, non-fiction, visual art, poetry, psychology, history and analysis, that seeks to find the basic truths of the human condition, its obsession with conflict and violence, and the extreme excesses of suffering that comes with war.  As a writer of epic fantasy, I knew early on that if I was to write about war, I would need to plumb the depths of all those who had written (or painted) about it beforehand – who had experienced it themselves.  There is a brutal honesty to such explorations and confessions, and to explore it is to be humbled and, by extension, cautious when approaching it in your own writing.  There is nothing in war to be glorified; no violence that can be raised to something venerable or desirable.  Rather, it’s suffering and loss; it both wounds and damages the spirit, and ultimately, it weakens one’s belief in humanity.


The battle is where the figure of the hero in fantasy is usually glorified, a leader who was very clear about where the good and the evil where in the battlefield, and who used to guide his followers to death without thinking twice. However, your most heroic characters (I'm thinking of Anomander Rake, Whiskeyjack or Ganoes Paran, for example) are full of doubts but choose to face the dangers in the front line, instead of hiding behind those who follow them. Is that the true face of heroism?
S. ERIKSON:  I think so.  While military characters are often the easiest and most direct approach to the notion of heroism, the ones you see the most in epic fantasy, as the series progressed I found myself moving away from these obvious scenarios.  I began looking for heroism in the mundane, everyday struggles of living.  Of feeding one’s family, or raising a child, of lending a helping hand in times of crisis, or offering a shoulder in times of grief.  To me, heroism is mostly unseen in our world, and yet it is everywhere.
Also note that the three characters you mentioned are themselves reflecting that shift away from the obvious.  Whiskeyjack is among the first characters you meet, but he’s a soldier too tired to keep fighting, too worn out to care for anything or anyone beyond his squad.  He’s done with war.  While Ganoes Paran is at the other end of the spectrum, a young man eager for war, and his journey well reflects the price he pays for his ambitions.  As for Anomander Rake, well, he’s past all of that, struggling to find for his people a reason to live.


The series warns about the dangers of any kind of fanaticism and about the excessive confidence placed in supposed "just causes" or in a "greater good" (both very modern topics). The danger of following messianic leaders can be found in the Pannion Domin, in the Whirlwind or the Edur Empire. To what extent has the history of the 21st century influenced your writing?
S. ERIKSON:  Not just the 21st century!  How about every century?  In many ways, all of the great moments in history (and by ‘great’ I don’t mean ‘good’) have been triggered in some way by someone’s inflexibility, someone’s delusion of certitude, someone’s conviction that their cause is pure and just and, above all, necessary.  Hell, history is just one idiotic conviction after another.  And look at all the suffering that’s come from that!


All readers agree on the complex structure of the series (there is even the possibility to begin reading the saga in three different ways: with Gardens of the Moon, Deadhouse Gates and Midnight Tides). To what extent did you have this convoluted structure clear when you began to write it? Did you want it to be not only a challenge for the reader, but also for you as a writer?
S. ERIKSON:  It never felt convoluted to us!  It was just a matter of proceeding from one major sequence of events to the next.  Also, bear in mind that publication dates had a profound effect on the structure.  For example, I was well on my way into the Malazan Book of the Fallen series before Ian got his first Malazan tale published (Night of Knives).


In addition the Malazan literary universe is conformed by a long series of novels, yours as well as your friend’s Ian C. Esslemont (author of Malazan Empire and Path to Ascendancy). Do you recommend a specific reading order to approach this complex universe? Maybe some specific chronological order?
S. ERIKSON:  I have seen a number of projected orders.  For myself, I would take it in the basic order of publication dates.  Why?  Well, thematically, the internal timeline is less important than the meta-reality of when we, as writers, wrote the books.  Even in our flashback works, we cannot help but be aware of what we’ve written before, and how the two forces resonate with one another.  It would, in my humble opinion, be a mistake to ignore that element.


At some point you mentioned that a Malazan encyclopedia could be published. Are you still interested in moving forward with that project? Is this something you and Ian Esslemont would still like to do?
S. ERIKSON:  Well, there are things we’d like to do, and then there are things we have to do.  Right now, writing the stories (which we have to do – not in a bad way, not only in a contractual way, either, but our desire to get it all down, remains our major motivation) is taking up all of our time and energies.  To be honest, an encyclopedia is likely to appear well after the fact (with me and Ian either retired or dead!).  It’s either that or someone steps up prepared to assemble and collate all our background notes, etc, and that in itself would be a monumental and probably thankless task!


Another issue that also generates interest in readers is the lack of an official complete map of the world. Will we someday see a complete map? To what extent are the maps made by the fans reliable?
S. ERIKSON:  You know why there’s no world map?  For the longest time the hand-drawn version was too big to reasonably photocopy.  I’ve got it at home, along with all the other maps.  That said, the fan-created versions are pretty damned close, so kudus to them!


A more personal question. It must be very difficult to choose, if not impossible, but what is Malazan's book that you feel most satisfied with as an author?
S. ERIKSON:  For the Malazan Book of the Fallen, I’d say it’s a toss-up between Toll the Hounds and The Crippled God.  Beyond the ten book sequence, I’m proud of Forge of Darkness and Crack’d Pot Trail.


After Malazan Book of the Fallen you started the Kharkanas trilogy. In these books you haves opted for a more dense, more leisurely and introspective style (something that was already perceived in the last Malazan books). Were you looking for a way to adapt to the timeless soul or spirit of the tiste?
S. ERIKSON:  I was.  Also, having just written a expansive, sprawling series, I wanted to reverse the process and turn inward.  I needed the stylistic change.  Also again, in terms of that style’s structure, I wanted this most-ancient tale to reach back towards an oral tradition.  This meant a shift from the literary (in the strictest sense of the term) to the oratory, employing a near-declamatory approach based on breath-length clauses and sentences.  If you’d ever care to, try reading Forge of Darkness out loud, and you’ll see what I mean.


I must confess that the tiste liosan have surprised me very pleasantly in this new trilogy. While in Malazan Book of the Fallen they are almost comical characters, in the Kharkanas trilogy they are really chilling, disturbing and terrible characters. Was it one of the goals you perused with this trilogy? Did you want us to see the characters we already know with new eyes?
S. ERIKSON:  Yes.  The foundations of all that followed … this goes back to my earlier comments on deep history, and how what has happened long ago resonates to the present, though through time and the pressures of memory, everything arrives twisted and contorted.  The Kharkanas trilogy is all about our sense of the distant past, and the extent to which our present (and highly convenient) belief-systems will inevitably re-invent that past.


You recently announced that you are going to delay the third book of Kharkanas to start writing what will be a sequel trilogy of Malazan Book of the Fallen. We already know that Karsa Orlong, the most controversial character of the saga, will be his absolute protagonist. What can we expect from this new work? What can you tell us?
S. ERIKSON:  Well, for one, it’s a stylistic return to the early books of the Malazan Book of the Fallen.  That style seems well-suited to Karsa and company, especially since the tale picks up five years after the events in The Crippled God.  As for controversy, well, Karsa was always a handful and I don’t expect that to change.


Regarding to this announcement I must congratulate you for your honesty with your readers. In an open publication of your official facebook you have recognized that the sales of Kharkanas trilogy are not what you expected, and that it may be a good time to give readers what they want, this sequel trilogy. Do you think that all writers should be equally honest with their work regarding their readers?
S. ERIKSON:  I have no idea; I only know that I can’t really be anything else.  My readers have invested a lot (A LOT!) of their time in reading the Malazan body of work.  They deserve the truth, each and every time.  Though I’ve not met most of them, they still feel close to me.


Right now you are moving constantly between fantasy and science fiction. What attracts you the most of each literary genre?
S. ERIKSON:  Ah.  Time for a confession then: I pretty much stopped reading fantasy about five years ago.  I’ve always been a reader of SF and my three-million-word-plus wade through fantasy and all of its tropes has left me with a sense of … hmm, not sure how to describe it, but I look at the blurbs etc on the back of fantasy novels these days and often silently groan at what now seems to me all-too-familiar terrain.  Now, many readers out there might say ‘but what about…?’ to which I can only return a blank stare, precisely because I’m not reading the new stuff, so I can’t really say what it’s up to, much less pass judgement on it.  I don’t doubt that there’s some seriously good fantasy being produced right now: I just don’t have the energy to tackle it and no, I don’t know why.


In addition to the stories set in Malazan world, do you have ideas to develop another completely different fantastic saga, or do you consider that with this universe you have more than enough?
S. ERIKSON:  I have some thoughts on an SF series on a grander scale.  That said, there’s no telling how much creative juice I’ll have left once the slate has been cleared.


The question you may be asked constantly: due to the rise of fantasy in TV series and films, are there any chances that we will see Malazan adapted in any of these formats? Is there something you can tell us? In which way do you think your books could be faithfully adapted?
S. ERIKSON:  There’s always the chance of adaptation.  We got very close not long ago, and that would have been for the first three books (GotM, DHG and MoI) with a (new) storyline centering on Tavore running parallel to what’s in the books.  Very workable.  Of course, in an ideal world with a budget to match a middle-sized nation’s GDP and an army of writers and actors on board, I’d still like to see 30 Feature Films shot in parallel over five years and then released over a three-year period of ten films per year.  Let’s see on the big screen what television does so well: a true series.  Could something like that shift the paradigm back to the Big Screen, stripping away the present nausea-inducing re-booting and re-telling creative black-hole that is Big Screen Cinema?  Maybe.


In Spain, the publication of Malazan Book of the Fallen has been very, very complex. After its release in the hands of two different publishers, now Nova has taken over the saga with the commitment to publish it complete once and for all. Is it very frustrating for an author to see that the volatile publishing world can hinder the reader's approach to a book series?
S. ERIKSON:  It is, but I’m delighted that Nova is showing such commitment.  I hope it goes well for them.


And speaking of Spain, you already came to the Celsius festival in Avilés in 2013. Is there any chance for you to return to Spain soon?
S. ERIKSON:  Of course!  I love Spain!  All I need is an invite to a festival or convention (hint hint).


Thank you very much for your attention and thank you for enduring this bombardment of "Moranth munitions" in the form of questions.
S. ERIKSON:  You’re welcome.  Cheers.



Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

21 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha encantado la entrevista, tanto las respuestas de este gran autor como tus preguntas, muy muy interesantes. Ahora a esperar al año que viene par Memorias de hielo, ¡qué ganas! Me alegra que hayas podido cumplir el sueño de poder entrevistar a un autor que admiras, enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, puedo decir que ha sido una de las entradas que más me ha gustado redactar, y que más me costado mantener en secreto. Una alegría poder haber entrevistado al gran Erikson, y un detallazo que atienda a todos lo que se interesan por su obra.

      Eliminar
  2. Ya le tengo ganas a esa enciclopedia y al mapa... :D

    (Felicidades por la entrevista).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      A mi me gustaría mucho, mucho ver ese mapa original... algún día jeje

      Eliminar
  3. Muy buen trabajo, sí señor. Me ha gustado mucho la entrevista. No me quiero extender mucho pero me quedo con la forma en la que Erikson ve la historia.

    Ya lo hice por Facebook pero una labor tan impresionante se merece todos los halagos que le lleguen. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, de verdad! Solo un autor con un conocimiento tan profundo de la historia y con unas ideas tan claras puede haber creado Malaz. Sin duda las cosas que dice en la entrevista se encuentran en su saga fantástica

      Eliminar
  4. Muy buena y completa entrevista. A este hombre se le ve un profesional muy cabal centrándose en su trabajo y no tomando el pelo a sus lectores.
    Es una lastima que el libro segundo de Nova tenga esas erratas que comentabais. Pues como iba a tardar a como minimo un año en ponerme a leer esta saga me esperare mas adelante a ver si hay una reedicion

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena amigo, entrevista top. Deberías estar muy orgulloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sobre todo estoy contento de haber podido traer al gran Erikson a los lectores españoles, y más contento todavía con la recepción de la entrevista.

      Eliminar
  6. Me puedo imaginar el honor que supone para ti esta entrevista. Me imagino yo entrevistando a Mitchell y me da un parraqué de cuerpo entero. Ya estaba nervioso cuando estuvimos con Sanderson en un círculito en La casa del libro en BCN, así que no me imagino esto. Del resto comentar que es muy interesante sus ideas, de como surgió todo y de que es lo que le gustaría hacer. Por mi parte 2018 será mi año con Malaz, ya lo digo desde aquí. Ya tendré unos cuando publicados para empezar y poder tener una lectura cada poco y no volverme más loco XD Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Captura de esta comentario, que no dudaré en usar en cuanto empiece 2018! xD
      Ahora en serio, haces bien tomándotelo con calma, porque cuando te enganches vas a querer más y así tendrás una buena acumulación de épica malazana.
      Y sobre la entrevista, que te voy a decir: mucha emoción y mucho orgullo de poder haber entrevistado a un autor al que admiro tanto. Como habrás comprobado por sus respuestas, tiene la cabeza muy bien amueblada y en la saga vas a descubrir su visión sobre muchos asuntos que sin duda te harán pensar.
      Un abrazo y gracias por comentar!

      Eliminar
  7. Buena entrevista y muy acertadas las preguntas !

    ResponderEliminar
  8. ¡Enhorabuena! Un lujazo. Gracias por compartir la experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por leer la entrevista! Esa era la intención, compartirla con todos los malazanos ;)

      Eliminar
  9. No puedo mas que sentir envidia por no haber sido parte de tan lujosa entrevista, saludos desde argentina. Felicitaciones.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...